¿Son eficaces las mascarillas contra la alergia?

Sólo si están homologadas y se usan correctamente

 

Las personas que sufren alergia, cuando salen a la calle se debaten entre el pudor estético o evitar el contacto con los factores alérgenos. La situación provocada en la pandemia de coronavirus nos enseñó muchas cosas; entre ellas a usar las mascarillas correctamente y a perder el decoro a salir a la calle con mascarilla.

El mensaje más importante es que las mascarillas de farmacia funcionan sólo si están homologadas. Por eso no sirve comprarlas en cualquier sitio sino que lo que recomiendan los alergólogos es adquirirlas en la farmacia. Una simple mascarilla de quirófano no sirve aunque tenga alto grado de protección porque los alérgicos las necesitan con filtro y porque son casi de papel y los alérgenos se filtran por los poros.

El otro escollo es que hay que saber usarlas correctamente. Si nos la quitamos cada vez que nos entra calor o queremos hablar con más facilidad, podemos estar contaminando la mascarilla y reducir su eficacia, o incluso convertirla en inservible según el grado de alergia de la persona.

 

Por tanto hay que saber qué mascarilla comprar para casos de alergia y además ser disciplinado en su uso. Y lo que es más importante aunque parezca una obviedad: la mascarilla se tiene que usar sólo si es realmente necesario, porque la mayoría de los alérgicos ya cuentan con antiestamínicos y aerosoles que hacen su vida más fácil, de manera que los médicos no siempre las recomiendan sino como último recurso.

Tampoco son útiles en todos los escenarios. Por lo general, son más necesarias en la zona centro de España, por presentar el interior unos niveles de gramíneas más altos en determinada época del año, mientras que las zonas más cercanas al mar muestran menores índices de polen en suspensión.

 

Equipar incluso el vehículo en el que nos movemos

Se recomienda utilizar filtros antipolen en el coche y viajar con las ventanillas subidas. En los casos más extremos de alergia, es aconsejable incluso comprobar incluso los niveles de polen en esa ciudad antes de salir, aunque se comprende que no todas las personas tienen la posibilidad de elegir cuándo salir o no al exterior.

No se recomienda del mismo modo tener las ventanas de la casa abiertas, y si se puede elegir el momento de salir al exterior, téngase en cuenta que en las horas de mayor temperatura es cuando hay una mayor presencia de los pólenes también.

Valora este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *