El auge de la cirugía estética

Ya bien adentrados en el siglo XXI, podemos decir con total seguridad que estamos en la era de lo “estético”. El mundo de la moda, las redes sociales y la globalización nos ha llevado a tener unos cánones de belleza que a veces son muy difíciles de conseguir únicamente con los medios naturales que tenemos al alcance, como el deporte y la alimentación. Ante la imposibilidad de detener el envejecimiento y con las dificultades de algunos para hacer ejercicio diario o cuidar nuestra piel entre otros, ha surgido una aliada que cada vez se hace con más cuota de mercado: la cirugía plástica.

 

Las demanda de estas cirugías es ya tan elevada que justifica de sobra la aparición de clínicas especializadas en estos servicios, como es el caso de esteticacastrosierra.com. En esta tenemos a nuestra disposición prácticamente todos los tipos de cirugía plástica existentes. Sea cual sea la parte de nuestro cuerpo que queramos modificar, estamos casi seguros de que en una clínica de este nivel, encontrar un escultor para nuestro cuerpo será una tarea más que sencilla.

 

Motivación

La cirugía estética es una solución muy eficaz para conseguir tener una imagen a nuestro gusto cuando mediante otros métodos, no ha sido posible. Es interesante destacar que aunque podamos pensar que estas cirugías tienen únicamente una finalidad estética, muchas tienen también una relación estrecha con la salud, pues existen numerosos tratamientos e intervenciones estomacales y antigrasas por ejemplo, que ayudan a mantener un buen estado tanto interno como externo en nuestro cuerpo.

 

Demanda

Se trate del motivo que se trate, el caso es que las cirugías más demandadas acaban siendo las siguientes:

 

  • Mamoplastia y Mastopexia: estas dos son intervenciones que aunque a simple vista sean muy parecidas, tienen una diferencia muy marcada en cuanto a su naturaleza; la primera aumenta el tamaño del pecho mediante el uso de implantes, mientras que la segunda no tiene por qué ir acompañada de un aumento  (aunque la mayoría de las personas llevan a cabo una combinación de ambas), simplemente es una redistribución de la mama para corregir su posición y así eliminar la flacidez de los senos.

 

  • La toxina “botulínica”: Más comúnmente conocida como Botox. Este tratamiento consiste en la aplicación mediante inyección, de un compuesto con la susodicha toxina diluida, que hace que el músculo se contraiga lo cual da un efecto de volumen relativamente duradero en las zonas que se aplique, y disimula la aparición de arrugas en nuestra tez. Las zonas donde más suele utilizarse son los labios, pero también podemos encontrar demanda de este tratamiento en los pómulos, y las arrugas de expresión comunes alrededor de los ojos, cejas y frente.

 

  • Rinoplastia: más gente de la que podemos imaginar tiene un descontento con su nariz, bien por complejo en cuanto a su apariencia, o bien por problemas de salud. Las rinoplastias, cada vez más de moda hoy en día, son una intervención algo más complicada que las anteriores y más meticulosa. Igualmente, se trata de un proceso quirúrgico muy avanzado hoy en día, y con una pronta recuperación para el paciente.

 

  •  Bichectomia y lifting facial: son dos intervenciones que aunque con procesos diferentes, lo que buscan es corregir las redondeces de la cara y la parte del cuello submandibular, a fin de conseguir un perfil más marcado de la cara que proporcione una visión de la piel más tersa y rejuvenecida.

 

  • Braquioplastia y abdominoplastia:estas dos operaciones cierran esta lista. Suelen realizarse juntas, porque aunque la zona de actuación es distinta, (brazo y abdomen respectivamente) tanto la función como la situación es la misma, es decir, es una intervención que elimina el tejido de piel sobrante y flácida que sobra por ejemplo al adelgazar varios kilos. Al darse esta última circunstancia, alguien que necesite una abdominoplastia, lo más normal es que también haya perdido parte de su masa corporal en los brazos y necesite también de una braquioplastia. intervención que reduce la piel sobrante en estas extremidades.

 

Está claro que la ciencia al fin y al cabo nos proporciona avances muy grandes y en este caso, en el mundo de la estética, nos permite asemejarnos a la imagen que nos hace sentir más seguros, y que mejor que hacerlo poniéndonos en manos de profesionales como los de la clínica Estética Castro Sierra.

Valora este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *