Está a nuestro alcance cada temporada pero no todos hacen uso de ella

 

La mayoría de estudios coinciden en que vacunarse contra la gripe no inmuniza del todo pero sí que reduce las posibilidades de contagio alrededor de un 50%. Vamos a explicar las razones. Su efectividad puede variar en función de cada temporada (porque no todos los años circula el mismo virus, depende de sus mutaciones) y de cada persona. Determinar la eficacia de la vacuna es todo un reto porque el virus juega al despiste.

Lo que sí está claro es que la vacuna de gripe nunca está de más, y el gesto es tan sencillo como pedir una cita en nuestro centro de salud durante la campaña de vacunación. Es gratuito, puesto que está incluido en los beneficios de la Seguridad Social, la inyección es rápida e indolora y no tiene efectos secundarios. También se puede adquirir en la farmacia pero siempre con prescripción médica.

 

Quién debe vacunarse contra la gripe

Sobre todo las personas de mayor edad, a partir de los 65 años, deberían vacunarse cada año como prevención, puesto que representan el sector más débil y cada año se producen miles de fallecimientos, de hospitalizaciones y de estancias en UCI por causa de la gripe. Las mujeres embarazadas también representan otro grupo de riesgo y deberían vacunarse en cualquier etapa de la gestación.

 

Cada año se evitan miles de contagios sólo por el hecho de vacunarse, porque damos la oportunidad a nuestro organismo de que genere anticuerpos. Sea del todo eficiente o no la vacuna, lo que está claro es que es la vía que tenemos para intentar no contagiarnos.

 

Remedios si ya nos hemos contagiado

Si acudimos al médico lo más normal es que nos recete paracetamol o ibuprofeno para aliviar las molestias y un descongestivo que nos ayude a poder respirar mejor. Pero si lo tuyo son los remedios caseros recuerda que es indispensable la vitamina C que encontramos en las naranjas, limones o pomelos por ejemplo.

 

Un té con limón y miel es uno de esos remedios de la abuela que nunca fallan. Sólo hay que hervir el agua mezclada con la miel y después añadir el jugo de un limón. Para abrir las vías respiratorias los vahos de eucalipto son también efectivos.

 

No obstante, si los síntomas son severos se debe acudir siempre al médico para un buen diagnóstico y orientación.

Valora este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *