En los últimos años, la popularidad de las bolas chinas ha crecido potencialmente; sin embargo, la mayor parte de los usuarios que las adquieren lo hacen, erróneamente, con la idea de que son un juguete sexual. ¿Para qué sirven realmente las bolas chinas?

Las bolas chinas son dos pequeñas esferas, usualmente, de silicona y unidas entre sí a través de un hilo para su mayor facilidad en la extracción. Aunque, erróneamente, se piensa que las mismas están destinas al uso sexual y placentero, la realidad es que, aunque sí que están destinadas para la vagina, su principal finalidad no es la del placer erótico, sino la del fortalecimiento de los músculos pélvicos.

Este instrumento lleva siendo utilizado en Asia desde hace siglos para el desarrollo muscular del suelo pélvico, de ahí la famosa leyenda de que las asiáticas son capaces de “fumar con la vagina”. Pero, nada más lejos de la verdad, este hecho no se debe a una anatomía diferente; sino a un mayor fortalecimiento de la musculatura vaginal.

En lo que se refiere a la propia estructura de las bolas chinas, estas están formadas por una esfera que contiene en su interior otra de menor tamaños, de tal forma que, al depositarlas dentro de la vagina, y movernos, tiene lugar una vibración que, no da placer, sino que lo que se logra con ella es ejercitar los músculos pélvicos. Y todo ello gracias a que, automáticamente, como acto reflejo, para que no se caigan, la musculatura vaginal se contrae dando lugar a un fortalecimiento de la zona.

Así pues, podemos decir que las bolas chinas tienen un gran uso médico. Entre otros beneficios, ayudan a prevenir y tratar las pérdidas de orina, ya que al estar desarrollada y tonificada la musculatura pélvica, existe una mayor posibilidad de aguante y retención.

Por otra parte, también ayudan a la recuperación postparto, al tratamiento de los desgarres vaginales y a la recuperación de la sensibilidad sexual; pues gracias al fortalecimiento de los músculos de la vagina todo vuelve a la normalidad.

Ahora bien, lo que sí es cierto es que el uso de las bolas chinas también supone una ventaja para la sexualidad y el placer. Pues, al ayudar a la tonificación de la pelvis y de la vagina, este instrumento puede suponer un beneficio a la hora de practicar sexo, ya que cuanto más desarrollados están estos músculos, mayor sensibilidad y movilidad se logran.

 

Valora este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *