La decoración es mucho más que colocar en la vivienda objetos y enseres ornamentales para ofrecerle al hogar un mejor aspecto estético. La decoración debe ser estética pero también funcional. Pues su objetivo es hacer más habitable y más confortable cualquier espacio.

Cuando entramos en un hogar o cualquier establecimiento, la primera impresión es siempre importante. Y aquí juega un papel muy relevante la decoración, los colores, el orden… y también los olores o las fragancias. Pues los aromas se mantienen más tiempo en los recuerdos. De ahí que haya que cuidarlos y seleccionarlos bien para hacer de estos espacios habitados lugares confortables.

Los aromas y las fragancias provocan sensaciones

Los aromas y las fragancias nos evaden a otros mundos, a otros lugares tanto en el tiempo como en el espacio. Todos tenemos en nuestra cabeza ese olor característico de nuestra infancia. Existen aromas, como el del café, que generan sensaciones placenteras. Los aromas y las fragancias juegan un papel tan importante que muchos negocios y establecimientos hacen uso del conocido como marketing olfativo. Esto consiste en introducir aromas que hacen sentir sensaciones placenteras a los clientes o potenciales clientes para favorecer los procesos de venta.

Conociendo este fenómeno, esa evocación a sentimientos, sensaciones y recuerdos que tienen los aromas, muchos fabricantes de velas perfumadas y mikados ven ahí una posibilidad de expansión de su negocio. Ese es el caso de Skaiser.es, una tienda de decoración online que cuenta con las mejores selecciones de firmas especializadas en decoración del hogar en esta materia: velas perfumadas, difusores para habitaciones, etc.

Así, si lo que vamos buscando es introducir los aromas en la decoración del hogar, una buena opción es interesarnos por esta tienda online de decoración. Ya sea para decoración salón, baños, dormitorios o cualquier otra estancia de la vivienda.

Los perfumes naturales que recrean buenas sensaciones

Además del café, que evoca una sensación hogareña y acogedora, el olor a vainilla y canela nos transporta a la infancia. Pues induce al cerebro a pensar en dulces y galletas.

En el caso del té verde o el limón son fragancias frescas. Y transportan al salón o al lugar donde se utilicen sensación de aire puro. Esto también ocurre con aromas naturales como el musgo, el eucalipto o el pinto.

Para los ambientes más íntimos, el ámbar, el almizcle, el clavo, la canela y el azahar. Aportan olores muy sensuales y envolventes, ideales para el dormitorio.

velas decoracion

¿Cómo utilizar los aromas para incorporarlos a la decoración?

Existen muchas fórmulas para mejorar el confort de una vivienda a través de los aromas. En el caso de Skaiser.es nos presenta una amplia variedad de velas aromáticas que no solo aportan un olor agradable, sino que la propia vela, el recipiente, es un objeto decorativo.

Las velas aromáticas eliminan malos olores de la vivienda. Como por ejemplo el tabaco o los desprendidos por la cocina y ahuyentan insectos.

Una segunda fórmula para introducir aromas en la vivienda es mediante inciensos. Que nos llevan a ese mundo místico y sereno de los templos y toda la paz que transmiten.

Otras maneras de aromatizar

En los últimos años, los mikados se han hecho muy populares por la misma razón que las velas aromáticas. Son dispositivos que consisten en un frasco que contienen el ambientador en su interior. El olor se va desprendiendo a través de varas de bambú que absorben el líquido. El carácter decorativo de los mikados depende de lo trabajado que esté el frasco.

Una forma particular de introducir aromas es la que se utiliza para los baños. Pues además de usar un buen ambientador, una forma de ganar en relajación es con jabones y sales de baño. Si no tienes bañera en casa, los jabones pueden generar esa sensación placentera. Pero si dispones de una bañera, un buen baño relajante con estas sales aromáticas te va a hacer sentir inmensamente cómoda.

La lista de objetos o artículos que desprenden olor es muy numerosa: bolas de madera, pastillas sólidas, piedra pómez, flores secas perfumadas… y los menos estéticos ambientadores en spray o eléctricos.

La clave es conseguir uno o varios aromas que colaboren a hacer de la decoración una disciplina que sume en el confort y la habitabilidad. Pues de eso se trata, de vivir cómodos en casa y tener ahí ese espacio de paz y relajación.

Valora este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *