Primera cita

En el amor
0
Primera cita

El arte de la seducción ha evolucionado mucho. Afortunadamente, el papel de la mujer ya no se limita a lanzar leves señales simbólicas y esperar a que nuestro elegido se atreva a dar el primer paso. Nuestro protagonismo es infinitamente mayor porque podemos asumir la responsabilidad de la conquista y adoptar una serie de medidas y decisiones que nos ayuden a alcanzar nuestro objetivo.
En cierto modo, enamorar es un proceso de marketing en el que, como en la comercialización, es necesario aprovechar 4 elementos clave: el producto, el precio, la distribución y la comunicación. Evidentemente, el producto eres tú, con tu marca personal y tu estilo propio que debe hacerte atractiva, diferente y deseable. En este sentido debes cuidar y adecuar tu aspecto a las expectativas de tu “público” aunque, lógicamente, en una primera cita no resulta sencillo saber qué espera la otra parte. Por eso, el mejor consejo que podemos darte es ser tú misma.

El precio estaría formado por tus exigencias, lo que pides a la otra parte y los sacrificios y renuncias que planteas para enamorarte. Seguramente, en una primera cita no es el momento de plantear estos aspectos, a no ser que tengas muy claro lo que buscas. Si ya estás cansada de rollos de una noche, personas intrascendentes o poco comprometidas y relaciones superficiales, puedes exponerlo claramente. En caso contrario, es mejor esperar… debéis ir conociendo a tu pareja poco a poco y esto hará que todas tus preguntas se respondan solas.

En cuanto a la distribución, englobaríamos aquí los lugares y entornos en los que se va a desarrollar esa primera cita. Lo ideal es escoger emplazamientos en los que te sientas cómoda, que encajen con tu personalidad y sean animados. Lugares divertidos que inviten a disfrutar, en los que podáis hablar (en caso contrario no podréis conoceros), capaces de hacer fluir la velada positivamente.

(Si eliges el sitio tú mejor, ya que así estarás como quien dice en TU TERRITORIO)

La comunicación, por último, es ese proceso que os permitirá conoceros. Debe ser bidireccional: no hables tú solamente, ni escuches sin decir nada, el intercambio debe fluir entre uno y otro para que nos empecéis a conocer y entabléis una verdadera relación igualitaria.

Tu ropa es un factor determinante en este sentido, ya que proyectará mensajes sobre tu personalidad, tu estilo y, en cierto modo, también tus pretensiones. Transmitirás mucho a través de la ropa en tu primera cita con alguien. El lenguaje corporal (las miradas, la sonrisa, los micromovimientos…) será tan importante como lo que digas, pero no puedes controlarlo porque no eres una actriz. Por eso es importante sentirte bien, ser tú misma y dejar que tu gestualidad refleje cómo estás.

Recuerda, la confianza en sí mismo es el primer secreto del éxito.

LCDH – Las chicas de hoy

Valora este post

¡Cuéntanos qué te parece!