Aún persisten muchas dudas que se pueden resolver fácilmente en la farmacia

A principios de los años 60 sólo las más osadas se atrevieron a probarla, y hoy en día es uno de los métodos anticonceptivos más populares. Tanto que los trabajadores de las farmacias se han convertido en los asesores de muchas de las mujeres que deciden recurrir a este sencillo método.

Pero aunque sea un sistema simple, no deja de ser un fármaco y por tanto se le debe tomar en serio y cumplir unas reglas. Los farmaceúticos detectaron el mal uso que se estaba haciendo en ocasiones de la píldora anticonceptiva y reclamaron que hubiese más filtro de control. Por esta razón desde hace algún tiempo ya solamente se puede adquirir con receta médica.

Por otro lado, aún hay quien se muestra reticente por su mala fama pero ¿qué hay de verdad y de mentira detrás de las historias que se cuentan? En general no hay que temer y se puede tomar todo el tiempo que se quiera. Los miedos alrededor de sus efectos adversos se conformaron en los primeros años de la píldora, cuando su carga de hormonas era tan grande que efectivamente provocaba efectos secundarios, pero la evolución ha permitido que la carga hormonal haya ido disminuyendo hasta el punto de ser la justa y necesaria para lograr su objetivo anticonceptivo prácticamente sin efectos secundarios.

 

Desenmascarando mitos

Mito número uno: Las mujeres que toman la píldora tienen más riesgo de padecer trombosis. Tiene cierto sentido por la alta composición de estrógenos y gestágenos. Pero actualmente se ha reducido mucho su presencia hasta minimizar los efectos, si bien es cierto que la mujer fumadora o con sobrepeso debe estar atenta.

Mito número dos: Si se toma la píldora durante mucho tiempo, después es más difícil quedarse embarazada. Es falso. No deja restos en el organismo. Cumple su función sólo mientras se toma y si se olvida alguna toma, se recomienda usar método anticonceptivo alternativo.

Mito número tres: Tomar la píldora engorda. En algunos casos se ha observado un aumento en la retención de líquidos en la fase del inicio, pero después de unos meses ha vuelto la normalidad.

Mito número cuatro:
Baja la lívido. Es posible, pero lo más probable es que este efecto vaya desapareciendo en casos de toma continuada en el tiempo.

Mito número cinco: Salen manchas en la piel. Cabe la posibilidad, aunque escasa. Se recomienda desde las farmacias el uso de crema solar, que por otro lado tendría que convertirse en un hábito para todas las personas.

 

La píldora anticonceptiva es fiable al 99% y a día de hoy prácticamente no se producen efectos secundarios, pero su fiabilidad sólo está garantizada si se toma cada día y en el mismo tramo horario.

Valora este post

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *